15 ago. 2012

Un anillo con cámara podría ayudar a los discapacitados visuales a identificar objetos y leer textos


Normalmente apuntamos a cosas para especificar algo, o hacer hincapié en lo que estamos hablando. ‪Sin embargo, un proyecto de varios investigadores del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts, EE.UU.) tiene como objetivo hacer que apuntar sea una manera de aprender más sobre el mundo que nos rodea, llevando un anillo especial en el dedo índice y un teléfono inteligente en el bolsillo.
15 Ago 2012 | TECHNOLOGYREVIEW.COM

Bajo el nombre de yering, el dispositivo se coloca en el dedo y permite apuntar a un objeto, hacer una foto y escuchar información sobre él. 

El proyecto es una creación de Pattie Maes, profesora en el Media Lab del MIT dedicada a estudiar interfaces que nos permitan interactuar con la información digital de formas intuitivas y novedosas. 

Inicialmente concebido como una ayuda potencial para los discapacitados visuales, el Eyering también podría funcionar como ayuda de navegación o traducción, o para ayudar a los niños a aprender a leer, señalan los investigadores involucrados. ‪El grupo está interesado en que, con el tiempo, se convierta en un producto comercial.


A medida que los teléfonos inteligentes son cada vez más comunes, el uso de realidad aumentada, es decir, la combinación de contenidos digitales con el mundo real, también ha sido mayor. Este incremento se ha dado principalmente en forma de aplicaciones que aprovechan la cámara y los sensores del teléfono y utilizan su pantalla para mostrarnos más información sobre el mundo.
‪El Eyering lleva todo esto un paso más allá ofreciendo feedback auditivo a través de un dispositivo portátil. ‪Y aunque todavía es solo un proyecto de investigación, algunos expertos creen que la electrónica portátil eventualmente se convertirá en algo de uso común. Esta idea se ha visto recientemente reforzada por Google al confirmar que está trabajando en unas gafas capaces de mostrar al usuario mapas, mensajes y más información.
‪El Eyering, que actualmente se imprime en plástico utilizando una impresora 3D, incluye una pequeña cámara, un procesador y conectividad Bluetooth. ‪Para usarlo, hay que hacer doble clic en un pequeño botón lateral y darle un comando para determinar la función del anillo (en la actualidad se puede configurar para identificar monedas, texto, precios en etiquetas y colores). ‪Hay que apuntar a aquello de lo que queramos más información, por ejemplo una camisa en un estante, y hacer clic en el botón para tomar una foto. ‪La imagen se envía a través de Bluetooth al teléfono inteligente, donde una aplicación utiliza algoritmos de visión por ordenador para procesarla y después anunciar en voz alta lo que ve ('verde', por ejemplo, para informar sobre el color de la camisa). ‪Los resultados también se muestran en la pantalla del teléfono inteligente.
‪"Creemos que no tener que sacar el teléfono del bolsillo o bolso y abrirlo es una gran ventaja", indica Maes.
‪Hasta ahora, los investigadores han conseguido que Eyering funcione con un teléfono inteligente con software Android de Google y con un ordenador Mac, señala Roy Shilkrot, estudiante graduado en el Fluid Interfaces Group del Media Lab del MIT, y que está trabajando en el dispositivo con Maes. ‪Una aplicación para el iPhone también se encuentra en fase de desarrollo. ‪El grupo ha realizado pruebas del Eyering en personas con discapacidad visual.
‪Aapo Markkanen, analista de ABI Research, piensa que dispositivos para el dedo como el Eyering podrían ser útiles, pero señala que cualquier dispositivo portátil se enfrentará a algunos de los mismos problemas que han obstaculizado a los teléfonos inteligentes: limitaciones en la potencia de procesamiento y la duración de la batería. Además, la tecnología portátil se enfrenta a la dificultad adicional de tener que ser suficientemente cómoda para que la gente quiera usarla durante períodos prolongados de tiempo. ‪Markkanen cree que pasarán varios años antes de que eso ocurra.
‪Maes está de acuerdo en que la potencia de procesamiento y la duración de la batería son preocupantes, pero cree que en unos pocos años será "muy factible" convertir el Eyering en un producto comercial.
‪Shilkrot cree que podría llegar a ser vendido por menos de 100 dólares (81 euros), y quizá hasta por 50 (40,5 euros). Sin embargo, afirma que se necesitarían varias iteraciones más del proyecto antes de que pudiera ser útil para la gente. ‪"Queremos seguir trabajando en ello y hacerlo mejor", asegura. ‪"En este momento, estamos tratando de probar que es una solución viable".

No hay comentarios:

Publicar un comentario