31 ene. 2012

La sonda Kepler descubre un pequeño sistema solar


Usando datos proporcionados por la misión de la sonda Kepler, de la NASA, astrónomos han descubierto los tres planetas más pequeños jamás detectados, que orbitan una estrella más allá de nuestro Sol. Los planetas orbitan una sola estrella llamada KOI-961 y poseen, en longitud, radios de 0,78, de 0,73 y de 0,57 veces el radio de la Tierra. El más pequeño tiene aproximadamente el tamaño de Marte.
"Se trata del sistema solar más pequeño que se ha encontrado hasta el día de hoy", comentó John Johnson, quien es el líder del equipo de investigación del Instituto de Ciencia Exoplanetaria (Exoplanet Science Institute, en idioma inglés), de la NASA, y que forma parte del Instituto Tecnológico de California, ubicado en Pasadena. "De hecho, respecto del tamaño, el sistema es más parecido a Júpiter y a sus lunas que a cualquier otro sistema planetario conocido. En sí mismo, el descubrimiento representa una prueba más de la diversidad de sistemas planetarios que existen en nuestra galaxia".
Se cree que los tres planetas son de tipo rocoso (como la Tierra), pero con órbitas muy cercanas a su estrella. Eso los hace demasiado calientes como para que se encuentren dentro de la zona habitable, la cual es la región en donde el agua en estado líquido podría existir. De los más de 700 planetas confirmados en órbita alrededor de otras estrellas (conocidos como exoplanetas), se sabe que solamente un puñado son de tipo rocoso.

"Los astrónomos apenas están comenzando a confirmar su existencia entre los miles de candidatos a ser considerados planetas que la misión Kepler ha develado", comentó Doug Hudgins, quien es el científico del programa Kepler, en las oficinas centrales de la NASA, localizadas en Washington. "Encontrar uno tan pequeño como Marte es increíble y, de hecho, hay pistas de que podría existir una cantidad generosa de planetas rocosos a nuestro alrededor".
La sonda Kepler busca planetas a través de la continua monitorización de más de 150.000 estrellas; específicamente, busca disminuciones (indicadores) en el brillo de las estrellas provocadas por el cruce, o tránsito, de planetas. Se requieren al menos tres tránsitos para que se declare que una señal proviene de un planeta. Posteriormente, es necesario llevar a cabo observaciones de seguimiento con telescopios ubicados en la Tierra para confirmar los descubrimientos.
El descubrimiento más reciente lo hizo un equipo liderado por astrónomos del Instituto Tecnológico de California, en Pasadena. El equipo utilizó datos dados a conocer públicamente por la misión Kepler y también observaciones de seguimiento provistas por el Observatorio Palomar, ubicado en las cercanías de San Diego, y por el Observatorio W. M. Keck, en la cima el monte Mauna Kea, en Hawái. Sus mediciones, en cuanto al tamaño de los planetas, se modificaron de manera significativa respecto de las estimaciones originales.
Los tres planetas se encuentran muy cerca de su estrella y completan sus órbitas en menos de dos días. KOI-961 es una estrella enana roja, con un diámetro que mide la sexta parte del de nuestro Sol; esto hace que sea apenas un 70 por ciento más grande que Júpiter.
Smallest Exoplanets (Jupiter comparison, 558px)
Las enanas rojas son el tipo más común de estrellas en nuestra galaxia, la Vía Láctea. El descubrimiento de tres planetas rocosos alrededor de una enana roja sugiere que la galaxia podría estar plagada de planetas rocosos similares.
"Este tipo de sistemas podría ser muy común en el universo", comentó Phil Muirhead, quien es el autor principal del nuevo estudio llevado a cabo por el Instituto Tecnológico de California. "Ésta es una era muy excitante para los cazadores de planetas".

Fuente: NASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario