25 mar. 2015

Un reloj atómico en la muñeca

Me encantaría tener uno de estos un rato, pero no para utilizarlo, sino para abrir sus entrañas y ver qué se esconde en su interior. Hace años que no utilizo relojes de pulsera (sigo sin verle la gracia a los relojes-listos aunque se hayan caído de un manzano), más que nada porque para trasto ya llevo el móvil y sirve también de reloj, cuando menos chismes se lleven encima, mejor.


No tenía ni idea de que se hubiera pensado en construir un reloj atómico de pulsera, pero sí, alguien lo ha hecho. Hay muchos relojes que se sincronizan con señales de radio procedentes de observatorios, pero tener tu propio reloj atómico de pulsera es jugar en otra liga. El fabricante de objetos exclusivos Hoptroff , de Londres, que es físico además de propietario de una boutique de altos vuelos, pensó en crear una pequeña maravilla mecánica con corazón de palpitante cesio. Su primer modelo de reloj atómico de pulsera, el Hoptroff 10 , data de 2013 y no es nada barato, viene a salir por unas 100.000 libras. Desconozco si hay más fabricantes de objetos similares, en todo caso no creo que sean muchos. Lo que si parece claro es que Hoptroff fue el primero en alumbrar una idea tan asombrosa como esta.


Hoptroff_1

Interior del Hoptroff 10.


Me llegó eco de su existencia gracias a una nota de la IEEE . Vamos a lo que aquí interesa, ¿qué contiene en su interior? Hoptroff diseñó un reloj muy completo, mecánico y con un diseño arriesgado, pero lo más atractivo es lo que le da vida. Según datos del fabricante, vendría a tener una precisión de 1,5 segundos cada milenio. A nadie le hace falta tanto, simplemente es un elemento más en lo que es tecnología pensada para alguien excéntrico, y millonario, claro está. El núcleo del reloj está formado por un chip Quantum SA.45s .


US7215213

Uno de los esquemas de la patente US 7215213, utilizada en el Quantum SA.45s.


No es un circuito pensado para el uso común, sino que su destino original es el de controlar tecnología militar o de satélite, teniendo en cuenta que se ideó para tener un control preciso del tiempo en lugares en los que las señales de GPS lo tienen difícil para penetrar o simplemente no llegan, como en las profundidades del océano o en el guiado muy preciso de misiles de crucero. El artilugio tiene su miga: una cámara hermética contiene gas de cesio en condiciones de temperatura controladas por un láser, un resonador de microondas se encarga de recibir las emisiones de los átomos de cesio cuando sus electrones cambian de nivel de energía. Y, de ese “bip bip” nuclear, nace el ritmo que mantiene viva esta joya mecánica de precio terrorífico.


Un reloj atómico en la muñeca apareció originalmente en Tecnología Obsoleta, 25 marzo 2015.




via Tecnología Obsoleta http://ift.tt/16aeRP1

No hay comentarios:

Publicar un comentario