12 ago. 2013

PROGRAMA 171 - Helicópteros Negros

Helicópteros negros, sin ningún tipo de identificación en su fuselaje, se dejan ver en zonas donde se ha pr oducido un avistamiento ovni o una mutilación de ganado. A veces, hay quien dice que efectúan unas maniobras poco convencionales para tratarse de helicópteros. Pero, ¿quién los pilota? ¿Los hombres de negro? ¿Tal vez extraterrestres? ¿O quizás las tropas del Nuevo Orden Mundial? Descubre que hay de mito y que de verdad detrás de un fenómeno que empezó a hacerse popular en la década de los 90 del siglo pasado. ¿El gobierno niega todo conocimiento?



ESCUCHA EL PROGRAMA AQUÍ:

11 ago. 2013

Una hierba medicinal china es más cancerígena que el tabaco y la luz ultravioleta

Un equipo de científicos internacionales ha comprobado que el ácido aristolóquico, un compuesto presente en plantas medicinales chinas, produce daños en el ADN y cáncer. Los investigadores han descubierto que el componente ocasiona tumores del tracto urinario superior e hígado y que es un agente cancerígeno más peligroso que el tabaco y la luz ultravioleta.
Una hierba medicinal china es más cancerígena que el tabaco y la luz ultravioleta
Ejemplar de Aristolochia, un género de plantas usado en medicina tradicional china . / Dinesh Valke
SINC | 07 agosto 2013 20:00
Dos grupos de investigación en la que han participado científicos de Estados Unidos, Singapur, China y Taiwán han llevado a cabo sendos estudios que revelan que el ácido aristolóquico, un componente derivado de un género de plantas llamado Aristolochia y utilizado frecuentementer en la medicina tradicional china, produce daños en el ADN y cáncer.
Ambos trabajos, publicados hoy en la revista Science Translational Medicine, han examinado casos de personas expuestas a este compuesto y han comprobado en todas ellas una mutación en su ADN y tumores que previamente habían sido atribuidos a otras causas.
Según explica a SINC Bin Teah Teh, investigador del Centro Nacional del Cancer en Singapur y participante de uno de los estudios, con anterioridad se había asociado el ácido aristolóquico con una mutación en el gen p53, relacionado con tumores en el tracto urinario superior.
Los científicos afriman que el compuesto es el mayor agente genotóxico descubierto hasta la fecha
“Lo que hemos descubierto ahora, al hacer la secuencia completa del genoma/exoma, es que este compuesto ocasiona múltiples mutaciones de muchos genes –cientos e incluso miles–, mucho más que cualquier otra sustancia cancerígena, incluyendo tabaco o luz ultravioleta. Esto lo convierte en el mayor agente genotóxico descubierto hasta la fecha”, subraya el científico.
Además, añade, “hemos utilizado por primera vez la firma molecular o ‘huella dactilar’ de este cancerígeno para detectar su implicación en cáncer de hígado, algo que nunca había sido asociado hasta ahora con este compuesto”
El equipo del doctor Teh está ahora explorando las firmas moleculares de otras sustancias cancerígenas para usarlas en la detección de tumores. “Esperamos en el futuro poder utilizarlas como herramientas para localizar la presencia de sustancias peligrosas en alimentos y productos herbales”, ha destacado.

El rastro del ácido aristolóquico

Las primeras noticias de la toxicidad del ácido aristolóquico aparececieron en la década de los noventa del siglo pasado cuando fue asociado con daño renal en mujeres a las que se les suministró un suplemento herbal en una clínica de adelgazamiento en Bélgica.
Estudios más recientes en Taiwán, donde el uso de remedios medicinales que contienen Aristolochia está muy extendido, apuntaron al aumento de los cánceres del tracto urinario superior y enfermedades renales en el país por el uso de esta sustancia. 
Aunque la importación de Aristolochia fue oficialmente prohibida en muchos lugares desde comienzos del 2000incluyendo Estados Unidos y Taiwán, el impacto del compuesto en la salud mundial sigue constituyendo una amenaza, según los estudios publicados en Science Translational Medicine.
Referencias bibliográficas:
M. L. Hoang, T. A. Rosenquist et al. "Mutational Signature of Aristolochic Acid Exposureas Revealed by Whole-Exome Sequencing". Science Translational Medicine 197ra102,  7 de Agosto de 2013.
S. L. Poon, B. T. Teah et al. "Genome-Wide mutational signatures of Aristolochic Acid and its Application as a Screening Tool". Science Translational Medicine. 197ra10, 7 de Agosto de 2013.

5 ago. 2013

El primer contacto genético entre Europa y América se produjo cinco siglos antes de la llegada de Colón

Varios restos arqueológicos y narraciones evidencian que los vikingos pisaron tierras americanas siglos antes de la llegada de Cristóbal Colón. El poblado vikingo descubierto en L´Anse aux Meadows, en Terranova, Canadá, y textos medievales islandeses como la Saga de los groenlandeses y la Saga de Erik el Rojo, escritas en el siglo XIII, apuntan a que estos incansables exploradores comenzaron a llegar a la costa norteamericana a partir del siglo X. Ahora, un equipo con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha constatado por primera vez que esta presencia precolombina tiene además una base genética. El trabajo aparece publicado en la revista American Journal of Physical Anthropology. 


La clave la han encontrado los investigadores en el análisis genético de cuatro familias en Islandia, integradas actualmente por cerca de 80 personas. Los científicos han hallado un linaje genético de origen amerindio y han reconstruido las genealogías hasta cuatro antepasados cercanos al año 1700. Hasta ahora, se conocía que los genes de los actuales habitantes de la isla procedían de los países escandinavos, de Escocia e Irlanda, pero se desconocía que el origen fuese más lejano.

Poblado vikingo en Terranova, Canadá. /DYLAN 
KERELUK/WIKIPEDIA
El linaje encontrado, denominado C1e, es además mitocondrial, lo que significa que estos genes fueron introducidos en Islandia por una mujer. “Como la isla quedó prácticamente aislada desde el siglo X, la hipótesis más factible es que estos genes correspondiesen a una mujer amerindia que fue llevada desde América por los vikingos cerca del año 1000. Curiosamente, este hecho habría permanecido oculto porque esta mujer era un personaje anónimo”, señala el investigador del CSIC Carles Lalueza-Fox, que trabaja en el Instituto de Biología Evolutiva, un centro mixto del CSIC y la Universitat Pompeu Fabra. El estudio ha sido llevado a cabo también por investigadores de la Universidad de Islandia y de la empresa biofarmacéutica de CODE Genetics, ambas en Reikiavik.

El estudio tiene su origen en el hallazgo, hace cuatro años, de cuatro islandeses con un linaje mitocondrial C, que es típico de los indígenas americanos y del este de Asia, y que está ausente en Europa. “Se pensó en un primer momento que procedían de familias asiáticas establecidas recientemente en Islandia, pero cuando se estudiaron las genealogías familiares, se descubrió que las cuatro familias provenían de cuatro antepasados situados entre 1710 y 1740 y que procedían de la misma región del sur de Islandia, cercana al enorme glaciar Vatnajökull”, detalla el investigador del CSIC.


Los genes de los islandeses

Para determinar que esta pequeña parte de los genes del continente americano habrían pasado a Europa, los investigadores han empleado la base de datos familiares de de CODE, que recoge las genealogías de todos los islandeses y del 80% de los islandeses que han existido. Esta información es de gran utilidad para el estudio de enfermedades genéticas complejas. La población de Islandia (con cerca de 320.000 habitantes) es lo suficientemente grande como para que todos los trastornos que afectan a los europeos estén presentes y, al mismo tiempo, lo bastante pequeña para que los científicos puedan controlar la diversidad genética.
Los investigadores buscan ahora encontrar algún resto precolombino con la misma secuencia genética. “Hasta ahora hemos retrocedido hasta principios del siglo XVIII, pero sería interesante poder encontrar un resto más antiguo en Islandia con esta misma secuencia. El primer sitio en el que habría que mirar sería en la misma región de la que proceden las cuatro familias con el linaje amerindio, ya que, como es lo más lógico, sus antepasados deberían estar enterrados allí”, agrega Lalueza-Fox.